El Vrykolaka Griego

El botánico francés Joseph Pitton de Tournefort, clarificador del concepto de “género” en la clasificación de las especies, informó que en un viaje a la isla griega de Miconos en 1700, conoció la historia de un campesino muerto que supuestamente volvía a la vida como un Vrykolaka, una especie de vampiro. El fantasma rompía los techos de las casas y robaba el vino. Según Pitton de Tournefort, algunas familias abandonaron sus casas hasta que algunos pobladores decidieron desenterrar el cuerpo del campesino. Los restos fueron quemados y las cenizas esparcidas en otra isla, volviendo Miconos a la normalidad.

Anuncios

El despertar de Loret Blackmen

(Inspirado en un posible hecho real)

La Leyenda: Antes que nada, permítanme contarles la leyenda que ha inspirado este relato. Una leyenda urbana, real, y muy popular en el estado de Baja California sur, México. Una leyenda que posiblemente se convierta en realidad en muy poco tiempo.

–Hace 99 años, un vampiro murió, y fue enterrado como un cristiano cualquiera, pero cuenta la leyenda, que al anochecer del día 12 de enero del año 2006, cuando este ser cumpla 100 años de haber fallecido, resucitará; saldrá de la tumba e iniciara un nuevo reino de terror, y no prevalecerá otra cosa más que la maldad–

El Relato

Enero-11-2006

Encontramos a Marlene, una joven de 23 años, buscando arduamente en Internet, alguna historia paranormal que pueda investigar y publicar en la revista “HistErias Paranormales”, para la cual trabaja, en la editorial “SudCalifornia” en La Paz B.C.S.

¡Por fin! –Exclamó Marlene, con un gesto de alivio en su cara-. Al parecer había encontrado algo muy interesante; su mirada se coloco completamente al frente de su monitor, y leyó detenidamente el siguiente texto:

El despertar de Loret Blackmen está cerca; Enero-12-2006 es la fecha en que este diabólico ser volverá a la vida.

Seguido de la leyenda anteriormente mencionada, e imágenes de “La Purísima”, pueblo donde se encuentra la tumba del supuesto vampiro.

Esto es lo que necesito. –Dijo Marlene- Y además el lugar de los hechos, se encuentra a menos de 3 horas de aquí (La Paz B.C.S) –Decía en su interior mientras una sonrisa se dibuja en su rostro-

Enero-12-2006

Son las 5:15 a.m., vemos claramente un coche blanco, Royal Park para ser más exactos, moviéndose rápidamente sobre una carretera, un tanto descuidada y llena de imperfecciones, claras señales de un mal gobierno desinteresado por la imagen, comodidad y seguridad de su gente. Dentro de este coche, podemos observar a dos personas, el piloto y un acompañante el asiento delantero; un hombre y una mujer respectivamente. La mujer no es nadie más que Marlene, y el piloto es nada más y nada menos que el novio de esta, Javier; quien no permitió que su amada viajará sola a un lugar que no conoce, así que decidió acompañarla.

Mientras el coche sigue avanzando, a escasos tres metros de distancia se observa un letrero que dice ‘Km100’, justamente ahí el coche disminuye su velocidad para finalmente salir de la carretera y adentrarse en un estrecho camino. Este camino tiene una apariencia bastante peculiar, se nota muy descuidado, pareciera que nadie a pasado por el en 50 años. Rocas, piedras, polvo y arbustos, son algunos de los inconvenientes por lo que atraviesa este automóvil que no fue necesariamente diseñado para este tipo de caminos.

6:32 a.m., el coche se detiene, frente a este podemos observar un enorme arco rodeado de plantas secas, sin vida, y sobre el, un letrero hecho sobre una base de madera en el cual apenas se pueden distinguir las siguientes palabras: -Bienvenido a “La Purísima”- . Marlene y Javier, siguen avanzando, atravesando este inexpresivo arco y prácticamente entrando al pueblo.

¿Qué se supone que es esto? –Preguntó Javier, muy desconcertado-

Un Pueblo –Le contestó Marlene, con una expresión de seriedad-

Lo que observaban Marlene y Javier, no era un pueblo cualquiera, a simple vista era un Pueblo Fantasma. No hay gente en sus calles, la fachada de las casas las hace lucir antiguas y abandonadas. El suelo se encuentra tapizado de hojas muertas que dan un toque melancólico y frio al paisaje.

Paran el coche, bajan de él, e inician un recorrido por el lugar, empiezan por la plaza, la cual aun conserva como símbolo característico, una enorme fuente de la cual brotaba el delicioso liquido de un “Ojo de Agua”, adornada por una gran variedad de pedernales, y piedritas de colores que solo en lugares como estos podemos encontrar.

El apacible silencio del instante, fue abruptamente cortado por el estruendoso sonido de una Campana. Su sonido era de tal magnitud, que Marlene no aguantó mucho tiempo, y decidió cubrirse los oídos con sus manos. Cuando el silencio volvió, Marlene y Javier se dirigieron a una pequeña iglesia que se veía a lo lejos, y de la cual venia el fuerte sonido de aquella campana. Entraron lentamente a la pequeña iglesia y lo que observaron a simple vista fue lo siguiente: Primeramente al pie del pulpito se encontraba un sacerdote pidiendo orar por el alma de todos, ante el terrible suceso que posiblemente ocurriera en unas cuantas horas. En la banca de la primera fila (de siete hileras de bancas que la iglesia tiene en total) tenemos a una mujer de edad avanzada, rezando y con un rosario en sus manos, apenas podemos ver su rostro ya que lo tiene cubierto por un velo negro. Tras ella, vemos lo que párese ser una familia, el padre, la madre, y dos pequeños niños. Un poco mas atrás, un hombre y una mujer, de edad madura, y muy atentos a las palabras del sacerdote. Y al final, se encuentra un hombre, de avanzada edad, a primera vista puede resultar un tanto desagradable, ya que su aspecto deja mucho que desear, viste ropa muy sucia.

Pasaron aproximadamente 15 minutos. Todos los presentes se dirigieron al cementerio del pueblo, excepto Marlene, Javier y el sacerdote quienes se quedaron en el lugar hablando acerca de esta leyenda.

Pasaron las horas. 6:00 p.m., todos se encontraban ya en el cementerio.

El sol se ha ocultado, nubes negras cubrieron rápidamente el cielo, y feroces ráfagas de viento azotaron el lugar, la histeria se ha apoderado de todos, se escuchan gritos, se escuchan llantos, pero entre todo eso, se escucha fuertemente una voz que implora a Dios no permita esta atrocidad. El viento ha cesado, la calma inunda el sitio. ¡Gracias dios mío! – Todos dicen- , pero… De entre los majestuosos árboles que rodean el cementerio, se deja venir una parvada de cuervos que atacan a todos los presentes y no se apiadan ni siquiera de loa más pequeños. Marlene se encuentra ahí! Petrificada ante tal atrocidad, parece que nadie ha quedado vivo, ella está inmóvil, a dos metros de la tumba de Loret Blackmen. Pero peor que la masacre de la cual acaba de ser testigo, es lo que está a punto de vivir…

De entre la tierra de la tumba, empieza a salir un mano con enormes garras, pronto podemos ver el brazo entero, inmediatamente vemos el cráneo de este ser, para finalmente salir a flote completamente el putrefacto cuerpo del vampiro. Aún conserva esos enormes ojos, rojos como la sangre, de su mandíbula sobresalen dos enormes colmillos, despide un fétido olor. Y ahí esta Marlene observando a este monstruo, sin poder hacer nada más… Blackmen la observa fijamente, se acerca a ella, la toma entre sus manos y le perfora el cuello con sus enormes colmillos, mientras se alimenta de ella, su cuerpo se regenera de pies a cabeza, Marlene está a punto de desfallecer…

De entre los cadáveres, Javier se levanta… toma una roca y golpea a Blackmen… Loret inmediatamente lo toma por el cuello con su mano izquierda… mientras introduce su mano derecha dentro de su abdomen… para después sacarla bruscamente y esparcir las entrañas por doquier…

Ahí encontramos a Marlene, recostada sobre el suelo, blanca, totalmente pálida, con una expresión de horror en su rostro, muerta…

Javier, entre un enorme charco de sangre, con las vísceras fuera de su cuerpo, y sirviendo de alimento a estos infernales cuervos…

Enero-13-2006

Podemos ver a Loret Blackmen, caminar entre la oscuridad de la noche, entre los árboles que parecen abrirle paso, podemos verle caminar, acompañado de ella, la que ha elegido como compañera para toda la eternidad, con aquella que compartirá su gloria y sangre, Marlene.

Fuente texto: http://es.creepypasta.wikia.com

El Vampiro de Croglin Grange

Este espeluznante caso tuvo lugar en Cumbria, Inglaterra, en el siglo XIX. Todo comenzó cuando la familia Cranwell se mudó a Croglin Grange. Una noche, Lady Cranwell se dio cuenta de que en el jardín de la casa había unas extrañas luces. Una luces que se encontraban justo frente a la ventana de su habitación y que la llevaron a levantarse de su cama y acercarse a ellas. Cuando se aproximó comprobó que no eran luces sino dos ojos brillantes. Presa de pánico, Lady Cranwell apenas tuvo tiempo de huir. Una mano en descomposición la agarró con fuerza y ella sólo pudo gritar. Sus hermanos acudieron prestos al oírla gritar y se quedaron horrorizados al verla en el suelo y sangrando abundantemente del cuello. A la vez que entraban en la habitación de su hermana, una figura con forma de gato escapaba por la ventana.

Un tiempo después del ataque, los hermanos volvieron a la casa y Lady Cranwell ocupó de nuevo su habitación a fin de actuar como señuelo para atrapar a su atacante. Esa noche, el vampiro trató de entrar por la ventana, pero le esperaban los hermanos armados con pistolas. Consiguieron herirle y el vampiro escapó de nuevo, aunque esta vez los hermanos le siguieron hasta el una cripta abierta del cementerio. En su interior se halló un cadáver putrefacto y con una herida de bala reciente. Siguiendo el método establecido, se procedió a su quema.

Fuente texto: http://sculli522.blogspot.com

El vampiro cornudo del Castillo Alnwick

El Castillo de Alnwick es uno de los mejores conservados de toda Inglaterra.

Fue construido en Northumbria a comienzos de 1096 por el barón Yves de Vesey, y pronto se convirtió en sede del ducado de la región. Fue ocupado, arrasado, reconstruido, invadido, abandonado y nuevamente restaurado incontables veces.

En nuestros días, es el segundo castillo habitado más grande de Inglaterra.

Además de las vicisitudes, intrigas y traiciones que sobrevuelan sobre todos los edificios con pasado, la historia del Castillo de Alnwick posee tintes marcadamente sobrenaturales, ya que allí habita uno de los vampiros más famosos de Inglaterra.

Conocido como el Vampiro de Alnwick, o simplemente Lord Alnwick, este hematófago proviene del remoto pasado medieval. Su nombre real no se ha conservado aunque de hecho existen varios candidatos para ocupar su identidad.

Se dice que en el siglo XII, un noble paranoide y celoso habitaba en el ala sur del Castillo Alnwick. Convencido de que su esposa lo engañaba, aunque sin pruebas objetivas que justificaran sus sospechas, cierta noche decidió salir por la ventana de la gran habitación matrimonial y gatear por las peligrosas salideras de la torre con la intención de sorprender a su esposa en pleno encuentro ilícito.

Recordemos que en la Edad Media ningún noble o aristócrata dormía con su esposa. Por lo general ocupaban habitaciones separadas.

Lo cierto es que nuestro noble resbaló y cayó de la torre, con el grave inconveniente de no morir de inmediato.

Pasó varias horas echado en el pasto con el cuerpo quebrado, destrozado, sin poder emitir el más ligero grito de ayuda.

En una agonía atroz, aguardó el amanecer.

La ayuda finalmente llegó, aunque demasiado tarde. Los mozos de las caballerizas lo encontraron ya inconsciente. Moriría pocos minutos después.

El noble fue enterrado con toda la solemnidad de su posición. La viuda, tal vez atormentada por la culpa, confesó sus repetidas infidelidades, alegato que derivó en el azote y ahorcamiento de un sirviente moro, al cual se lo acusó de pactar con el demonio  con el objetivo de obtener a cambio un miembro descomunal, tal como lo constató personalmente el obispo de Northumbria, quien quedó verdaderamente perturbado por la generosidad de Satanás.

Tres días después de las exequias el noble regresó de la tumba para perpetuar su venganza.

La viuda, cuya confesión la salvó de la muerte, fue forzada a tomar los hábitos, cuestión que se haría efectiva en Oxford. La noche antes de partir fue visitada por su marido muerto, quien le reprochó enérgicamente su conducta disipada y luego pasó a desangrarla con la minuciosidad típica de los vampiros.

La muerte de la viuda fue atribuida a un desconocido amante despechado.

Lo que pocos sabían, o ninguno, en realidad, es que este efebo no tenía nada de hipotético. Por el contrario, el muchacho, un italiano, según dicen, observó desde el patio central como el vampiro trepaba sin problemas por los resbaladizos muros de la torre, casi como un insecto.

Luego de varios días de desconcierto, en los que aparecieron animales muertos, leches cuajadas y ataques de histeria entre las ancianas cocineras, una extraña plaga comenzó a azotar las poblaciones cercanas.

Todas las víctimas, además de los síntomas habituales, mostraban una curiosa marca en el cuello, prueba que alarmó a los médicos y provocó una verdadera ola de sangrías y tratamientos con sanguijuelas.

Confundidos, los médicos de Northumbria consultaron secretamente con un alquimista hebreo.

Este les señaló que debían exhumar el cadáver del conde y someterlo al tratamiento de rigor para matar a los vampiros.

Cuando se abrió la tumba los hombres se encontraron con un noble rozagante, de mejillas rubicundas y aire señorial.

Acto seguido fue estaqueado, descuartizado, y su cabeza fue empotrada en los muros de la infame habitación de su esposa.

Años después, quizá por pudor o por exceso de pestilencia, la cabeza fue retirada y enterrada en el camposanto local.

No obstante estas operaciones, el Vampiro de Alnwick sigue haciendo de las suyas.

Se dice que su espectro suele mordisquear a las muchachas de escote generoso, y pellizcar en el culo a cualquiera que se atreva a pronunciar su nombre.

Historiadores sarcásticos señalan que esta última leyenda es apócrifa, y que fue creada por jóvenes adúlteras, quienes le atribuyen a este desdichado vampiro las marcas de pasiones ilegítimas que poco y nada tienen que ver con lo sobrenatural.

 Fuente texto: http://elespejogotico.blogspot.com

La leyenda de Abhartach

La leyenda de Abhartach

A principios del siglo XVII, el Dr. Geoffrey Keating publicó el primer registro escrito sobre Abhartach en su obra “Foras Feasa ar Eireann” (‘Historia General de Irlanda’). Aunque en la actualidad dicho relato se califica como una simple leyenda popular, Keating se refirió a Abhartach como una figura histórica real.Según su relato, Abhartach fue un brutal señor de la guerra del siglo V, que gobernó sobre un pequeño reino situado en la zona que hoy se corresponde con Garvagh, en Irlanda. Abhartach era muy temido por su pueblo, porque existía la creencia de que tenía poderes oscuros y mágicos. La gente del pueblo quería librarse de él por lo que recurrieron al jefe de un reino vecino, llamado Cathain, para matarlo.Cathain consiguió matar a Abhartach y lo enterró de pie, como correspondía a un jefe celta. Sin embargo, la historia cuenta que Abhartach se levantó de la tumba y exigió un plato de sangre, procedente de las muñecas de sus súbditos, para recupear su energía. Cathain volvió a matar a Abhartach por segunda vez, pero de nuevo regresó del mundo de los muertos, exigiendo la sangre de los vivos. – See more at:

Cathain buscó el consejo de un santo cristiano, quien le informó que Abhartach era un marbh bheo (muerto viviente) y que debería ser asesinado con una espada de madera de tejo, antes de ser enterrado boca abajo con una gran piedra aplastando su cuerpo, para de este modo presionar su cuerpo hacia abajo y que le impidiera levantarse de nuevo. Cathain siguió su consejo y aún hoy, en la ciudad de Slaghtaverty, se puede observar una piedra angular en el lugar donde fue supuestamente enterrado Abhartach.

La historia de Abhartach fue recuperada siglos más tarde por Weston Patrick Joyce en The Origin and History of Irish Names of Places, 12 años antes de que Bram Stoker escribiera su famosa novela Drácula. Curiosamente, la palabra celta ‘dreach-fhuola’ significa sangre contaminada, y algunos sostienen que fue a partir de esta palabra que Stoker desarrolló el nombre de su personaje central. El relato de Abhartach bien puede haber jugado un papel importante en el desarrollo de los vampiros que conocemos hoy

Fuente texto: http://www.ancient-origins.es

Historia de un vampiro ruso 1877

Historia de un vampiro ruso 1877

A principios del presente siglo, ocurrió en Rusia uno de los casos de vampirismo más escalofriantes de los que se tiene noticia. El gobernador de la provincia de Tch… era un hombre de alrededor de setenta años, conocido disposición a los celos, la crueldad y la malicia. El estaba investido con la autoridad que ejercía de manera despótica y sin freno alguno, siguiendo los impulsos de sus deplorables instintos. Ocurrió que él se enamoró de la hija de uno de sus subordinados. La muchacha estaba comprometida con un hombre joven al que amaba; pero el tirano la forzó por medio de su padre a entregarle la mano y la pobre víctima no tuvo más remedio que casarse con él. De inmediato se puso en evidencia el carácter celoso del gobernador. El la golpeaba, la encerraba en su habitación por semanas enteras y no toleraba que viera a nadie, a no ser, que él estuviera presente. Pero sucedió que él se sintió enfermo y al poco tiempo murió. Pero cuando sintió que su fin estaba cercano, había hecho jurar a su esposa que nunca se volvería a casar, amenazándola de que, si llegara a romper su juramento, él regresaría de la tumba y la mataría. El fue sepultado en el cementerio de la ribera opuesta al río. La joven viuda no sintió pena alguna, pero si miedo; sin embargo el tiempo y la naturaleza hizo lo suyo para aligerar sus temores y ella volvió a tener relaciones con su antiguo novio, con quien se volvió a comprometer en matrimonio. Una noche se celebró la fiesta tradicional de anuncio del compromiso; pero, una vez que los invitados se hubieron retirado, se escucharon gritos desesperados que provenían de la habitación de la mujer. Las puertas estaban abiertas de par en par y ella yacía en la cama, desmayada. En aquellos momentos se escuchó un ruido característico de un carruaje, que se alejaba de casa. El cuerpo de la mujer presentaba marcas de una coloración azul y negra, como si fueran el resultado pinchazos, y de unas incisiones en su cuello manaba sangre. Una vez que recobro la conciencia relató que su marido muerto se había presentado en su habitación, con el mismo aspecto que tenía en vida, aunque excesivamente pálido. El le había reclamado la traición y después la había golpeado hasta que perdió el conocimiento. Nadie creyó la historia; pero la siguiente mañana, los soldados que resguardaban el puente que atravesaba el río reportaron a media noche anterior, un carruaje negro de seis caballos había atravesado el puente a toda velocidad, sin hacer caso de las señales que le hicieron para que se detuviera. El nuevo gobernador que no creía la historia de la aparición, tomó la precaución de redoblar la guarnición del puente. Pero los mismos hechos se repitieron noche tras noche, y los soldados declaraban que ninguno de sus esfuerzos por detener aquel misterioso carro había dado resultado. También cada noche, el carruaje llegaba hasta el jardín de la casa de la viuda, y cuando ahí estaba estacionado todos en la casa caían en un profundo sueño. En las mañanas la víctima era encontrada igualmente vapuleada y desmayada. Todo el pueblo se encontraba consternado; los médicos no lograban dar explicación a esos eventos; algunos sacerdotes fueron a la casa y en las noches se ponían a rezar, pero en algún momento caían en profundo letargo. Finalmente, se presentó el arzobispo de la provincia, y él realizo los rituales de exorcismo; pero la mañana siguiente la viuda del gobernador fue encontrada peor que nunca, prácticamente al borde de la muerte. El nuevo gobernador fue presionado a tomar medidas severas, que pudieran aliviar el creciente pánico de los habitantes del pueblo. El hizo instalar una guardia de cincuenta cosacos a lo largo del puente, con instrucciones de impedir, a toda costa, el paso del carruaje espectral. A pesar de todo, a la hora usual, se escuchó el carruaje, proveniente del cementerio. El oficial de la guardia, y su sacerdote que portaba un crucifijo, se pararon delante de la tijera que cerraba el puente y gritaron al unísono: “En el nombre de Dios y el Zar, ¿quién anda ahí?” De la ventana del carruaje apareció un bien recordado rostro, y una voz familiar dijo: “El consejo de estado y gobernador C…” En ese mismo momento, una especie de ráfaga magnética barrió al oficial, al sacerdote y a los soldados que los rodeaban, y el carruaje pasó a todo galope a su lado antes de que ellos pudieran recuperar el aliento. Ante tan graves circunstancias, el arzobispo resolvió volver a la antigua costumbre de exhumar el cadáver y clavarle una estaca en el corazón. Esto fue realizado de acuerdo a la tradición, en medio de una complicada ceremonia religiosa y en presencia de toda la población. Al desenterrar el ataúd y abrirlo, lo que encontraron fue un cuerpo rubicundo, con las mejillas y los labios enrojecidos. Al momento que se dio el primer golpe a la estaca, el cadáver emitió un fuerte lamento y un chorro de sangre salió de su pecho y se elevó en el aire. Entonces el arzobispo pronunció el exorcismo adecuado para el caso y el cuerpo fue de nuevo enterrado; a partir de entonces no se supo nada más de aquel vampiro. No sabemos que tanto pudieron haber sido exagerados estos hechos por la tradición oral. Pero actualmente existen muchas familias en Rusia en las que algún miembro recuerda esta aterradora historia.

Peter Plogojowitz el vampiro

El caso de Peter Plogojowitz

En1725, en la aldea de Kisilova, distrito de Rahm (hoy Eslovenia), se reportaron misteriosas muertes. Nueve personas fallecieron en un lapso de dos semanas, afirmando que Peter Plogojowitz —un campesino que había muerto días atrás— era el causante. Según las víctimas, Plogojowitz los había visitado por la noche. Incluso la viuda del campesino dijo que una noche su esposo Peter volvió a su casa exigiendo sus zapatos; los que aseguraban haberlo visto, dijeron que no presentaba alguna señal de descomposición. Para acabar con la superstición de que Plogojowitz venía de la tumba para llevarse a los demás, los oficiales prusianos con el permiso correspondiente, exhumaron el cadáver y se llevaron una sorpresa. El cuerpo de Peter Plogojowitz no presentaba la mínima señal de descomposición, no olía mal a pesar de que llevaba varios días de muerto. Su nariz se veía caída, y su piel se notaba algo arrugada pero aún en buenas condiciones; y lo más tenebroso: en su boca se apreciaba sangre fresca, la cual se cree era de sus víctimas. De acuerdo al testimonio del notario, los oficiales afilaron una estaca y se la pusieron en el corazón, del cual, al ser atravesado, surgió abundante sangre fresca, así como de sus oídos y de su boca. El cuerpo de Plogojowitz realizó algunos movimientos, pero no abrió los ojos ni gritó. Luego quemaron el cuerpo hasta reducirlo a cenizas.