La Maldición de Carmen Winstead

Esta leyenda urbana es reciente, empezó a propagarse en el 2006 por correo electrónico y está resurgiendo en Estados Unidos gracias a mensajes en cadena efectuados en facebook a través de publicaciones en los muros.

Mientras la maestra se encontraba pasando lista a los alumnos después de un simulacro de incendio, una chica de un grupo de cinco amigas vio que su compañera Carmen estaba de pie junto a la alcantarilla sin tapa, y pensó que sería gracioso que todas gritaran “¡Carmen está en la alcantarilla!”, cuando la nombraran y así la pobre Carmen sería el hazme reír. Comunicó la idea a sus amigas y fingiendo tropezarse unas con otras… empujaron a Carmen, quien apenas emitió algo de queja al caer, cuando dijeron su nombre, las cinco chicas empezaron a gritar: “¡Ella está en la alcantarilla!.Y todos rieron, hasta que la maestra se acercó a ver lo que ocurría, y devolvió a todos una expresión de angustia y terror.

Carmen había perdido la piel de su cara al rasparse con las paredes, pero se distinguía perfectamente una horrorosa mueca como si hubiese tratado de gritar y no tuvo el tiempo suficiente para hacerlo. Su cabeza se había torcido hacia un lado y todo su cuerpo había caído sobre ella en una posición casi imposible. La sangre se dispersaba en un charco que se mezclaba con el excremento húmedo y maloliente que impregnaba todo su cuerpo, mientras que las cucarachas inspeccionaban el nuevo manjar caído del cielo.

Las bromistas se acercaron a ver, y lamentaron haber llevado a cabo su idea, pero ya era tarde. Carmen tenía el cuello roto y estaba muerta. La policía calificó el suceso como un accidente y el caso de Carmen Winstead se cerró…

Meses después, compañeros de clase de la fallecida Carmen empezaron a recibir correos electrónicos que se titulaban “La empujaron”, afirmaban que la muerte de Carmen no fue accidente, que la habían empujado, y que los culpables debían asumir la responsabilidad del crimen, pues de lo contrario habría terribles consecuencias. La mayoría pensó que los correos eran una farsa elaborada, pero otros cuantos no estaban tan seguros.

Días después, la chica que ideó el plan para ridiculizar a Carmen escuchó una extraña risa que venía de la regadera, así que terminó rápido su ducha y se fue a dormir más temprano que de costumbre. Cinco horas después su madre se despertó al oír un portazo en la entrada. Su hija no estaba en la casa. Llamó a la Policía, pero no hicieron mucho, pues aun no transcurrían las 48 horas, para declararla desaparecida.

La mañana siguiente mientras el conserje del colegio limpiaba las hojas secas del patio, vio que la nueva tapa que habían colocado en la alcantarilla tras la muerte de Carmen, había sido levantada y en el interior, estaba la chica desaparecida, muerta de igual manera que su compañera.

Al pasar los días, otra de las chicas tubo el mismo destino, entonces, el ayuntamiento mando soldar la tapa, pero hubo una tercera muerte y la alcantarilla estuvo bajo

vigilancia las 24 horas del día. Esto no detuvo los extraños sucesos, pues las dos víctimas restantes murieron de la misma forma, en alcantarillas cercanas a sus domicilios. Así terminaron las cinco chicas, muertas dentro de alcantarillas, con el cuello roto y el rostro desecho.

La leyenda cuenta que el espíritu de Carmen las poseía en el momento del sueño, y las guiaba en estado de sonambulismo para provocarles la misma muerte que a ella le brindaron. Se rumoraba también que otras personas que no tenían nada que ver con los hechos, murieron igual… todo por haber tomado a broma el correo recibido, y no haber creído que ella fue empujada… el castigo recibido, fue una muerte igual de horrenda…

Fuente texto: https://leyendacorta.com

Anuncios

El edificio maldito de Patraix, Valencia

Nueve muertes extrañas desde el año 1968. Fue construido en 1957, el ese año fallecieron 81 personas por una riada, comenzaba la andadura de este edificio con mal presagio. En 1968 encontraron los cadáveres de la conocida vedette Gracia Imperio y su exnovio. La policía halló las espitas de gas abiertas, nunca se aclaro el asunto. Tiempo después, otro vecino fallece al caer o tirarse por el hueco de la escalera. La cuarta víctima fue un joven de 18 años, muerto según parece a causa de las drogas. Las siguientes victimas fueron una niña de dos años y su hermano mayor, que cayeron al vacío desde un cuarto piso cuando jugaban a saltar sobre una cama junto a una ventana. Otro vecino fue hallado muerto en su casa en la puerta 15 después de que su madre diera la voz de alarma al no poder localizarlo. En 2012, un toxicómano mata a una prostituta brasileña tras asfixiarla y tira su cuerpo por el hueco de la escalera. La ultima victima fue en 2015. Un hombre de 65 años, que fue descubierto ya cadáver debido al olor que desprendía.

El club de los 27

Este es un club súperexclusivo al que realmente no te gustaría pertenecer. El club de los 27, es una expresión utilizada para referirse a un grupo de músicos populares que fallecieron a la edad de 27 años. Amy Winehouse es un miembro reciente de alto perfil, pero esta lista también cuenta con Kurt Cobain, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Robert Johnson y Jim Morrison, por nombrar sólo algunos. ¿Maldición o coincidencia?

La maldición de Superman

Esta maldición es debida a las tragedias que le han ocurrido a los creativos asociados con adaptaciones de Superman, el más famoso, el fallecido Christopher Reeve, que quedó paralítico después de haber sufrido una caída cuando montaba con su caballo en 1995 y más tarde murió de complicaciones derivadas de su condición. Por otro lado, George Reeves, quien interpretó al superhéroe en la serie de televisión de 1950, las Aventuras de Superman, fue encontrado muerto en 1951; al parecer se trató de un suicidio.

El cofre maldito

El cofre maldito

Hace 150 años, Jacob Cooley le pidió a uno de sus esclavos, llamado Hosea, construir un cofre, para que Cooley pudiera guardar las cosas de su hijo, que debía nacer en muy poco tiempo.

Hosea construyó el cofre, como lo habían pedido, pero por alguna razón desconocida hasta el día de hoy, su amo quedó disgustado con el trabajo, provocando que el esclavo fuera golpeado hasta la muerte. Otros esclavos de Cooley juraron vengar la muerte de su amigo e hicieron un funeral ritual mágico, rociando sangre de búho en el cuerpo del hombre muerto y lanzando una maldición.

El hecho es que el hijo de Cooley murió cuando todavía era un niño, y posteriormente otras diecisiete muertes fueron relacionadas con el cofre maldito. El problema sólo se resolvió con la ayuda de una sanadora. El cofre todavía existe hoy y se encuentra en exhibición en el Museo de Historia de Kentucky en Frankfort.

La maldición de La parada de los monstruos (1931)

La maldición de La parada de los monstruos (1931)

Mujeres barbudas, esqueletos humanos, hermanas siamesas, jóvenes microcéfalas y seres sin extremidades: un verdadero relato de terror. Reunir a todos los ‘freaks’ que componían el reparto de La parada de los monstruos resultó toda una aventura para su director, Tod Browning (para muchos, obsesionado con las deformaciones), pero la verdadera odisea llegó al comenzar el rodaje con ellos: “El nivel de celos profesionales era increíble”, relata el realizador. “Ninguno era capaz de decir nada bueno del resto; claro, que todos habían sido estrellas en el mundo de los espectáculos de ferias. Tuve que contemplarlos a todos como ninguna estrella de Hollywood ha sido contemplada”. De vez en cuando se enfadaban, y al no poder reprimir su histeria, se desahogaban mordiendo al que tenían al lado. “A mí mismo me mordieron una vez”. El príncipe Randian, ‘el Torso Humano’, incluso se escondía en armarios o rincones oscuros y se divertía aterrando a los que pasaban con estentóreos chillidos.

El éxito de Tod Browning con Drácula fue lo que convenció a Irving Thalberg para dar luz verde a la película. Sin embargo, despertó el rechazo de todos los que participaban en ella. Los actores habían sido aislados en un apartamento próximo al estudio, porque el departamento de publicidad, obsesionado con mantener en secreto el grotesco proyecto, había aconsejado no alojar a los actores en un hotel y distribuir a la prensa solo fotografías de los intérpretes de apariencia normal. A estos se les subió tanto a la cabeza este supuesto glamour, que comenzaron a llevar gafas de sol y a actuar de forma muy rara: se ‘hollywoodizaron’.

Tal fue el cabreo que provocó en el equipo de la película, que el horrorizado productor del filme y un grupo de guionistas se presentaron en el despacho de Thalberg con antorchas encendidas para exigir la suspensión del proyecto. En su estreno en 1931, el escaso público acudió a las salas reaccionó de igual forma, hasta el punto de que un mujer denunció a la productora alegando que aquellas imágenes le habían provocado un aborto. Para desvincularse de esta cinta, la Metro, avergonzada, casi regaló los derechos para que fueran otros quienes la explotasen. Tendrían que pasar treinta años para que La parada de los monstruos se convirtiera en uno de los clásicos de lo perverso.

Fuente texto: http://www.canaltcm.com

El coche maldito de Francisco Fernando de Austria

el-coche-maldito-de-francisco-fernando-de-austria

Y cuando hablamos de coches malditos no podemos olvidarnos del Gräf & Stift Double Phaeton. Los orígenes de la empresa Gräf & Stift era el del negocio de las bicicletas, pero en 1914 decidieron construir automóviles de lujo para una prestigiosa clientela. Entre los personajes famosos que compraron un Gräf & Stift estaban los miembros de la corte imperial austriaca.
El 29 de junio de 1914, el heredero del trono austrohúngaro, Francisco Fernando, decidió visitar la ciudad bosnia de Sarajevo. Eran momentos muy complicados en el mundo y el gran imperio austrohúngaro había tipo de personas: anarquistas, nacionalistas serbios, etc…
Pero incluso así, el archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía Chotek visitaron la ciudad en su lujoso coche Gräf & Stift. A medida que el Gräf & Stift avanzaba, Gavrilo Princip, un estudiante anarquista, realizó varios disparos. Tanto Francisco Fernando y su esposa Sofía murieron en el acto, pero el Gräf & Stift quedó indemne al ataque. Con este evento empezó un conflicto que pronto sería conocido como “la Gran Guerra”, y que es conocido como la “Primera Guerra Mundial”.
Pero aparte de ser el comienzo de una guerra que dejó millones de muertos, también fue el inicio de una maldición, ya que todo lo que poseía el coche de Francisco Fernando acababan muertos o resultaban gravemente heridos. En los siguientes doce años, el automóvil de Franz Ferdinand participó en seis accidentes y se cobró la vida de trece personas. Por ejemplo, el general austriaco Oskar Potiorek, que compró el Gräf & Stift, comenzó a tener problemas mentales y murió en un manicomio.

El Gräf & Stift Double Phaeton del archiduque Francisco Fernando de Austria en el en el Museo de historia militar de Viena (Austria).Un capitán del ejército austriaco murió en un accidente nueve días después de la compra del coche maldito. El gobernador de Yugoslavia también compró el automóvil de Francisco Fernando. Durante el tiempo que fue dueño del Gräf & Stift, tubo cuatro accidentes y perdió su brazo. Su amigo, un reconocido médico, quien no creía que le coche pudiese estar maldito, lo compró y seis meses después el coche volcó y murió aplastado.
El siguiente propietario fue un comerciante de diamantes, se suicidó. Después un piloto de carreras suizo se estrelló contra un muro muriendo en el acto. Un granjero serbio que remolcó el Gräf & Stift con su carro, murió aplastado por el automóvil. Tiber Hirshfeld, el último propietario del maldito Gräf & Stift también fue víctima del vehículo. Mientras Hirshfeld se dirigía a una boda con cinco amigos, el coche maldito misteriosamente se salió de la carretera. Tiber murió en el accidente, junto con cuatro de sus pasajeros. Todo esto sucedió en Rumania, en 1926. La máquina maldita terminó en el Museo de Historia del Arte de Viena, donde todavía puede verse. Sin embargo, nadie se atreve a conducir el Gräf & Stift.
Estos son solo dos ejemplos de lo que puede considerarse coches malditos. Y aunque los más escépticos no crean en este tipo de maldiciones, nadie puede negar que tras estos vehículos se ocultan accidentes y muertes inexplicables.

Fuente: http://sculli522.blogspot.com