Bill Ramsey el hombre lobo diabólico de londres

Bill Ramsey empezó a tener episodios de posesión a los nueve años. Habitualmente los episodios venían acompañados de síntomas de licantropía, tales como ladridos, gruñidos y comportamientos de lobo. Atacaba y mordía a sus familiares y amigos. En 1987 atacó a un oficial de policía con un comportamiento salvaje y animal, utilizando fuerza descrita como sobrehumana por los testigos que presenciaron los hechos. Se necesitaron seis oficiales de policía para contenerle. Ed y Lorraine Warren aparecieron por allí para ayudar en el consecuente exorcismo y calmar a la bestia. Después de la visita del matrimonio Warren Bill Ramsey no volvió a tener ningún episodio mas.

Anuncios

El caso de Estefanía Gutiérrez Lázaro

España, 1990. Estefanía Gutiérrez era una chica de 18 años de edad que vivía en Vallecas, España. Este es, quizá, uno de los casos más terroríficos que he escuchado jamás. Estefanía estaba jugando a la ouija en la escuela con un grupo de amigas. En una de las veces, el vaso que utilizaban como puntero se rompió, dejando escapar una especia de humo negro que Estefanía inhaló accidentalmente. En ese momento la chica empezó a sufrir unos espasmos por todo su cuerpo mientras exclamaba que sentía dentro de su cuerpo a muchas personas.

Desde entonces, todo fue de mal en peor. Empezó a comportarse de forma rara en su casa. Decía cosas incoherentes. Miraba como si fuera otra persona, con otros ojos. De pronto se convulsionaba, escupiendo y gritando.

Según la madre de Estefanía, la joven estaba poseída. Estos síntomas duraron varios meses y ningún médico pudo diagnosticarla. Una noche, finalmente, murió en medio de uno de sus episodios espasmódicos. La muerte nunca se relacionó con ninguna enfermedad, ni afección.

Después de el fallecimiento de Estefanía, la casa de Vallecas se convirtió en un centro de actividad maligna que trastornó al resto de su familia durante años y que incluso aterrorizó a la policía.

Aterradora Historia De Demonios Dentro De Niños

Este caso fue muy famoso en su época por los sucesos que tuvieron lugar durante los cinco años en que una familia fue aquejada por manifestaciones demoníacas. Los exorcismos fueron autorizados tres años después del comienzo de las extrañas manifestaciones: retardo incluso providencial, pues de lo contrario no se habría tenido esa abundante recolección de fenómenos, que le da al caso Illfurt un verdadero primado en materia y que tanto bien hizo en su época y sigue produciendo a quien lee la impresionante narración. Sobre el episodio se escribió un libro: “El diablo. Sus palabras y sus actos en los endemoniados de Illfurt, Alsacia; según documentos históricos”, escrito por el Padre Sutter en Turín, 1935).

Sobre la autenticidad del hecho no se puede razonablemente dudar, los mismos incrédulos de ese tiempo inventaron varias hipótesis, pero no negaron los fenómenos, que todos podían repetidamente observar. Transcribimos algunos trozos para dar una idea de lo que ocurrió. Se trata de dos de los cinco hijos de los esposos Burner, Teobaldo y José, respectivamente de 9 y de unos 8 años cuando comenzó la extraña situación. Acostados de espaldas, se volvían y se revolvían con la rapidez vertiginosa de un trompo, o se desahogaban golpeando sin descanso, y con una fuerza sorprendente, la cama y otros muebles, llamado esta operación ‘Dreschen’ – golpear el trigo – sin manifestar el mínimo cansancio, por más larga que fuera la golpeadura. El vientre se les hinchaba desmedidamente y daban la impresión de que un balón diera vueltas en su estómago, o que una bestia viva se moviese dentro. Sus piernas se unían una a la otra, como entrelazadas, y ninguna fuerza humana lograba separarlas.

En ese tiempo Teobaldo tuvo unas treinta veces la aparición de un fantasma extraordinario a quien él llamaba su maestro. Tenía el pico de un pato, patas de un gato, pezuñas de caballo, y el cuerpo completamente cubierto de plumas sucias. En cada aparición el fantasma sobrevolaba por encima de la cama de Teobaldo, a quien amenazaba con estrangularlo; el niño, en su terror, se lanzaba hacia él, invisible a los demás, y le arrancaba a manotadas las plumas, que luego les echaba a los espectadores aturdidos.

Siempre hablaban con voz varonil y sin mover los labios, lo cual causaba enorme impresión. “A veces el cuerpo de los pobrecitos se inflaba de modo que parecía que iba a estallar, y vomitaban espuma, plumas y musgo, mientras sus vestidos se cubrían con esas mismas plumas que apestaban toda la casa.

En la habitación eran atormentados de vez en cuando por oleajes de calor atroz, insoportable aun en pleno invierno; y a quien se maravillaba de esto, el diablo le gritaba riendo: ‘¿Soy un buen fogonero, no es cierto? Si vienen a mi casa, no los dejaré sufrir de frío: pueden estar seguros!’“. Todo esto en pleno día, y en presencia de un centenar de testigos, entre los cuales había hombres serísimos, por nada crédulos, muy suspicaces, y miembros de todas las clases de la sociedad: y unánimemente fue reconocida la imposibilidad de cualquier engaño. Las plumas producían un olor fétido, y no se incineraban cuando se las quemaba”.

Fuente texto: http://oxlackinvestigaciones.com

La posesión de Francesca Fabrizzi

La posesión de Francesca Fabrizzi

Este caso es muy famoso debido a que es uno de los atribuidos oficialmente al Papa Juan Pablo II. Ocurrió el 27 de marzo de 1982. Una italiana llamada Francesca Fabrizi, que entonces tenía 22 años, llegó al Papa a través de Ottorino Alberto, obispo de Spoleto, cuyo exorcista no había podido recuperar a Francesca de su estado. La reacción de la mujer ante el Sumo Pontífice muy inmediata: “Al verlo, comenzó a gritar y rodar por el suelo, sin escuchar que el Papa mandaba enérgicamente al diablo salir de ella”, describió Gabriele Amorth, autor del libro ‘The Last Exorcista’, y principal exorcista de El Vaticano.

Sin embargo, de repente, y después de largo momentos de lucha y citas bíblicas, todo cambió cuando Juan Pablo II dijo a Francesca, “Mañana, voy a decir misa para usted”. Fue en ese momento cuando la italiana se calmó, según este testigo que calificó lo que vio como espeluznante a pesar de estar acostumbrado a estos episodios fantásticos.

Un año más tarde, la mujer visitó al Papa. Sus ataques habían cesado. Estaba casada y embarazada. En ese momento, Juan Pablo II dijo al cardenal Jacques-Paul Martin, ex prefecto de la Casa Pontificia, “Nunca he visto una cosa así. Una verdadera escena bíblica”.

 

El caso de Kioge Huskors

el-caso-de-kioge-huskors

Uno de los fenómenos más famosos de poltergeist ocurrió a principios del siglo XVII en Koge, un pueblo al Sur de Copenhague y es conocido como el caso de “Kioge Huskors”. Se hizo tan famoso que incluso se escribió un libro sobre él que fue publicado en varios países, llegando el mismísimo Vaticano a interesarse por él.

(Ahora es cuando bajamos la voz y nos acercamos a la vela… ambientación…). Esto sucedió en la casa de un comerciante rico (curiosamente a los comerciantes ricos del siglo XVII les ocurrían siempre cosas raras…). Su hijastro era atacado por entes que movían su cama por la noche, llegando el muchacho incluso a levitar. Se dice que hacían falta cuatro hombres fuertes para ponerle nuevamente en el suelo (fuertes y curados de espanto, diría yo…). Se declaró que el chico estaba poseído, lo que dio lugar a una caza de brujas que finalizó con siete mujeres quemadas en la hoguera (sobre el tema de las verdaderas razones por las que se quemaban a las mujeres en la hoguera también hay mucho que hablar…).

Como es normal, el caso nunca llegó a resolverse, pero alcanzó tal fama que se colocó una placa a principios del siglo pasado en la casa que ocupa el lugar donde en su día estuvo el hogar del comerciante. La placa puede verse en la actualidad y (que se sepa) es la única dedicada a un poltergeist en el mundo.

Fuente: http://nordictreats.es

El exorcismo de Anneliese Michel

el-exorcismo-de-anneliese-michel

Nacida en Leiblfing, Bavaria, creció en la pequeña localidad de Klingenberg am Main, en esta misma región, en el seno de una familia católica de clase media.

Sin aviso, su vida cambió drásticamente un día de 1968 cuando tenia 16 años, comenzó a no poder controlar su propio cuerpo, sufría movimientos violentos, ni siquiera podia avisar a sus padres, Josef y Anna, ni a sus tres hermanas. Poco después de lo ocurrido ese momento, él neurólogo de la Clínica Psiquiátrica Wurzburgle diagnosticó la “epilepsia del Grand Mal”.

Y a consecuencia de la dureza de sus ataques y de una fuerte depresión que padeció, Anneliese fue finalmente admitida en el hospital para disponerla a tratamiento.

Poco después que comenzaran los ataques, la joven Alemana comenzó a ver diabólicas visiones “muecas” caras monstruosas, durante sus rezos diarios, Incluso, escuchaba voces que le decían Anneliese se cocerá en el infierno”.

Ella mencionó los “demonios” a sus médicos una sola vez, explicándoles que ellos habían empezado a darle órdenes…

Los doctores parecían no encontrar el problema y Anneliese empezó a perder fe en que la medicina fuera capaz de curarla, era ya cerca final del año de 1970.

Esto no le impidió seguir estudiando, en la Universidad de Würzburg, En 1973 pero Ahí fue donde los ataques aún fueron más fuertes y continuos.

Debido a la gran creencia religiosa de su familia y de ella misma, Anneliese empezó a creer que estaba poseída por el demonio, le parecía que no existía otra explicación.

Sus padres, Josef y Anna, Desconcertados y frustrados al observar que la medicación que estaba tomando, su hija no le servía de mucho, si no que aun la empeoraba mas ya que venía padeciendo efectos psicóticos que incrementaban día a día, rompieron los dictámenes médicos y decidieron llevarla a varios sacerdotes solicitándoles que se le practicara un exorcismo.

Sin embargo, estos sacerdotes no determinaron que aquello se tratara de una auténtica posesión, y por años, la iglesia rechazó conceder un exorcismo en la adolescente que por esa época contaba ya con 20 años, ya que no se daban ninguno de los factores necesarios para considerar como cierta tal situación, que son, según la Academia Pontificia Regina Apostolorum: “hablar en idiomas desconocidos”, exhibir una fuerza física desproporcionada, manifestar repulsión por objetos sagrados y conocer hechos muy distantes en tiempo y espacio.

Además no levitaba, no había documentación sobre telekinesis, ni nada que pudiera demostrar la posibilidad de que fuerzas sobrenaturales o malignas estuvieran involucradas, por eso no creían que fuera una posesión demoníaca “genuina” y la doctrina de la Iglesia Católica con respecto a estas prácticas es muy estricta. Le recomendaron que siguiera con su tratamiento médico.

Pero ciertamente los síntomas que padecía la muchacha, eran muy serios, y altamente inquietantes porque se mutilaba a sí misma, comía moscas, carbón, bebía su propia orina.

En 1974, después de supervisar a Anneliese por algún tiempo, el párroco Ernst Alt, considerado un reputado experto en la materia encontró verdaderos indicios de posesión demoníaca ya que Anneliese se negaba a comer, porque los demonios no se lo permitían, exceptuando los insectos, siendo los arácnidos su plato de alimento principal, dormía en el suelo de piedra, en extrañas e imposibles posiciones, rompía crucifijos, destruía cuadros de Jesucristo y lanzaba rosarios deshaciéndose de ellos, se la podía oír gritando por toda la casa durante gran parte del día, y el acto de romperse la ropa y orinar en el suelo se convirtió en el pan de cada día.

Después de hacer una verificación exacta de la posesión en septiembre de 1975 el obispo de Wurzburg, Josef Stangl ordeno finalmente la orden de llevar a cabo “El Gran Exorcismo” que seria realizado por el propio pastor Alt y por el padre Arnold Renz,La base para este ritual está en el “Rituale Romanum”, el cual continúa siendo, en este momento, un Derecho Canónico válido desde el siglo XVII, en sesiones que se prolongaron semanalmente desde septiembre del 75 hasta julio de 1976.

Ciertamente ellos aseguraban que no sólo había un demonio dentro de la joven, sino que eran varios y hasta los identificaban, Caín, Judas Iscariote, Lucifer, Nerón, Adolf Hitler y Fleischmann, un deshonrado sacerdote franco del siglo XVI, y algunas otras almas malditas que se manifestaron a través de ella.

Sus convulsiones eran tan fuertes durante el exorcismo que tenían que atarla a la cama y ser sujeta por tres personas.

Sólo por corto tiempo parecía que el exorcismo hacía efectos, incluso pudo regresar a la escuela y realizar los exámenes finales en la Academia de Pedagogía de Warzburg.

Los ataques, aún así, no terminaron. De hecho, ella quedaba paralizada e inconsciente mas a menudo que antes, el exorcismo continuó por muchos meses, y durante semanas Anneliese rechazó todo alimento, aparte de no comer, presentaba una grave neumonía, alcanzando apenas los 30 kilos de peso, estaba totalmente demacrada y con fiebres muy altas, incluso llegó a romperse las rodillas debido a las 600 genuflexiones que realizaba obsesivamente durante las sesiones.

El último día del ritual de exorcismo fue el 30 de junio de 1976, Exhausta e incapaz de hacer por si misma las genuflexione, sus padres le apoyaron y le ayudaron a seguir los movimientos.

Se dice que la joven se giró hacia su madre y le dijo “Tengo miedo”, la última frase que dirigio a los exorcistas fue “Por favor, pidan la absolución”, cayendo posteriormente inconsciente, Anneliese murió, el exorcismo no dio resultado.

Tras la muerte de la joven a la edad de 23 años, fueron arrestados por las autoridades sus padres y los dos exorcistas. Según los doctores que testificaron en el juicio, le diagnosticaron a Anneliese un severo caso de epilepsia, una condición que le hacía convulsionar y que afectó al cerebro con ataques de aplopegía, además se discutió sobre posibles desórdenes mentales y psicológicos, lo que explicaría las alucinaciones de rostros y voces demoníacas.

Y las pruebas forenses dictaminaron que “Anneliese murió de hambre” especialistas afirmaron que si los acusados hubieran alimentado a la joven a la fuerza por lo menos una semana antes de su muerte, hubiera podido salvarse. Los exorcistas intentaron probar la presencia de los malignos, poniendo las cintas grabadas y se llegaron a registrar hasta 42 audios en los que se oían extraños diálogos, como el de dos demonios que discutían sobre cual de los dos debería abandonar primero el cuerpo de la chica.

Nadie de los testigos de los exorcismos dudó jamás sobre la autenticidad de presencias diabólicas incluyendo a su hermana, declarando que Anneliese no quería que la ingresaran en un hospital mental.

Los psiquiatras, que también fueron llamados a testificar en el juicio hablaron sobre la “Inducción Doctrinaria”. Dijeron que los curas proporcionaron a la chica los contenidos de su conducta psicótica.

El veredicto final fue considerado por muchos demasiado blando, ya que los padres y los exorcistas fueron declarados culpables de homicidio por negligencia y negación de auxilio, la condena fue de 6 meses de prisión y libertad condicional. Una comisión de la Obispo-Conferencia Alemana concluyó después que Anneliese Michel no estaba poseída, aun así, los creyentes no dejaron de apoyarla en sus luchas.

En 1999 el cardenal Medina Estévez presentó a periodistas en Ciudad del Vaticano la nueva versión del “Rituale Romanun” que ha sido utilizado por la Iglesia Católica desde 1614.

Las actualizaciones llegaron después de mas de 10 años de trabajo en corregirlo y mejorarlo y se llaman “De exorcismis et quibusdam del supplicationibus” o “el exorcismo para el próximo milenio”. Llegó 20 años después del fallecimiento de Anneliese Michel.

Los padres de Anneliese aseguran haber visto sombras “corriendo” en los pasillos de la casa donde estaba su hija “Cuando nosotros íbamos a ver a Anneliese veíamos sombras en los pasillos, cerca de la habitación de nuestra hija”. Días antes de su muerte Anneliese gritaba en su clase asegurando que “Todos los demonios la seguían”, esto hacia que hasta sus mejores amigos dejaran de visitarla,excepto su novio. “Ella murmuraba que me alejara de ella, pero nunca la deje sola”. En los exorcismos de Anneliese quienes estuvieron presentes afirmaron que las cruces se volteaban hacia abajo misteriosamente y las ventanas se rompían como si alguien aporreara algo en ellas. Enrst Alt les decía a los padres que debían mantener la calma, pues esto sucedía debido a la presencia demoníaca .

Su cuerpo fue exhumado once años y 6 meses después de su entierro, sólo para confirmar que se mantenía en circunstancias normales, lo cual fue confirmado. Aún hoy día, hay gente que visita la tumba de Annelise, como lugar de peregrinaje, y adoración a una “santa que luchó contra el diablo”.

La triste vida de esta joven mujer ha sido recogida en varios libros incluso la película del exorcismo de Emily Rose se basa en ella.

Fuente texto: http://www.escalofrio.com

El exorcismo de George Lukins

el-exorcismo-de-george-lukins

Este caso ocurre en 1778, siendo uno de los más antiguos, y mejor documentados. Lukins solía hablar en lengua desconocida, tener una sensibilidad a los lugares santos… pruebas suficientes para que sus vecinos, preocupados, se pusieran en contacto con la iglesia. George fue enviado a un hospital, pero su estancia de más de veinte meses no le ayudó, pues todo el hospital temía sus violentos ataques y actos “demoníacos”. Por eso la iglesia decidió llevarse a Georgia a un lugar apartado, un templo secreto, en el que se cuenta que sus demonios fueron expulsados, aun así nunca más se tuvo noticias del caso ni del paradero de George.