La escritura Rongorongo

La misteriosa isla de Pascua tiene, además de las gigantes estatuas monolíticas llamadas moai, una serie de símbolos grabados que no han podido ser descifrados. Algunos científicos aseguran que estos glifos podrían ofrecer respuestas sobre el misterio de la desaparición de los habitantes de la isla. Se descubrieron 26 trozos de madera que contienen símbolos inusuales que podrían ser una antigua escritura. Aún más extraño resulta la extrema similitud de estas inscripciones con las del valle del Indo, utilizada hace unos 5 mil años. Su traducción tampoco ha sido posible.

Anuncios

Nave de Toprakale

Esta impresionante figura tiene el aspecto de una nave espacial tripulada y fue encontrada en las antiguas ruinas de Tuspa, en Turquía. Se estima su antigüedad en unos 3000 años. Se pueden distinguir perfectamente la carlinga de la nave con el piloto en su interior (al que le falta la cabeza) y un sistema de propulsión trasero.

El jarrón bassano

Considerado como uno de los objetos más legítimamente malditos del mundo, las personas que han poseído el jarrón han muerto en cuestión de semanas.

Su ubicación actual sigue siendo un misterio, pero se cree que la policía italiana sellaron el objeto en una caja de plomo y lo enterraron en un lugar secreto. Esperemos que a nadie se le ocurra cavar el lugar.

La pintura rupestre de Tassili

La pintura rupestre de Tassili

La pintura rupestre de Tassili que más misterios arroja y que hace pensar que seres venidos de otro lugar pudieron haber interferido en la vida cotidiana de la humanidad en el pasado prehistórico, es la que les muestro en este post. Se puede observar representado en una pintura rupestre de la edad de piedra o era prehistórica un grupo de mujeres de apariencia negroide posiblemente atadas, que parecen estar siendo llevadas a un tipo de artefacto por un extraño ser que es denominado el astronauta de Tassili.

Algunos sospechan que las abducciones en la era prehistórica por seres venidos de otros mundos pudieron ser más frecuentes de lo que nos imaginamos, en la actualidad este tipo de experiencias pueden haberse reducido dado que los extraterrestres no tienen necesidad de realizar abducciones ya que realizaron su trabajo con anterioridad, aunque existen casos puntuales de este tipo de experiencias en las cuales las personas abducidas tienen vagos recuerdos que solo se pueden recuperar con hipnosis. De todos modos como en anteriores post  las pinturas rupestres de Tassili dibujadas en la edad de piedra muestran verdaderas descripciones de algo que sucedió hace miles de años es esta remota región desértica de Argelia, ¿imaginación de los humanos prehistóricos?, representación de sucesos reales?, ¿leyenda entre los pobladores de la región de la edad de piedra?, las incógnitas son muchas y las hipótesis también son muchas. Ahora y hasta que se averigüe la verdad cada uno puede sacar sus propias conclusiones.

Fuente Magna

fuente-magna

Fuente Magna, conocido también como Vaso Fuente. Fue descubierto en Bolivia en las orillas del Lago Titicaca por un agricultor local. Se afirma que algunas partes del vaso estarían escritas en caracteres cuneiformes sumerios, protosumerios y semitas mesopotámicos. 
Es una pieza grande, semejante a un vaso para libaciones, utilizado probablemente durante ceremonias religiosas. Fue encontrado en 1950 por un agricultor cerca de la localidad de Chua, cerca al lago Titicaca.

 

El vaso de Dorchester

el-vaso-o-tarro-de-dorchester

Es un objeto metálico recuperado en dos partes luego de una explosión en una mina en Dorchester, Massachusetts en 1852. Según los informes de la época recogidos por el Boston Transcript, las dos piezas fueron encontradas en medio de los escombros de la explosión. Aparentemente, el vaso estaba en el interior de la piedra en un pedazo solido de conglomerado y granito a aproximadamente 5 metros de profundidad.

El objeto en cuestión tiene una forma semejante a una campana con exactamente 11.5 cm por 16.5 cm de diámetro en la base y 6.4 cm de diámetro en la parte superior. El cuerpo del recipiente está hecho de una aleación de zinc en coloración plateada. Los testigos describieron símbolos curiosos alrededor del jarrón con motivos florales y marcas curiosas semejantes a arabescos que sugieren un extraño idioma. Los especialistas de la época afirmaron que el objeto tendía unos 100,000 años y fue mostrado como un descubrimiento sensacional.

Durante algún tiempo, el vaso estuvo en exhibición en el Museo de Historia Natural en Dorchester. Se creía que era una reliquia perteneciente a una civilización avanzada que lo había depositado en la roca para que fuera encontrado en un futuro distante. Los rumores de una extraña luminosidad y propiedades magnéticas rodearon al jarrón durante décadas.

Estudios posteriores informaron que el “vaso” no era tan viejo como se pensaba y que posiblemente no se trataba más que de un objeto de decoración (tal vez un simple candelabro) abandonado en el lugar hasta que fue desalojado por la explosión.

Los teóricos, sin embargo, creen que el jarrón de Dorchester es una clara evidencia de que una civilización avanzada, capaz de dominar técnicas complejas metalurgia, creó el objeto por alguna oscura razón y lo colocaron al interior de la roca.